Hasta hace poco tiempo la robótica era considerada como un tema reservado a la ciencia ficción, sin embargo actualmente la humanidad puede disfrutar de las mejores innovaciones en el campo de la robótica, presentes en la industria moderna y en tecnologías que tienden a hacerse de uso común y que seguramente en los próximos años serán consideradas como algo de la cotidianeidad.

Se estima que actualmente en todo el mundo hay más de 25 millones de robots que desempeñan funciones en diversas industrias especialmente en la industria automovilística, se espera que un futuro cercano se inserten aún más en ambientes industriales y domésticos, para realizar labores hasta ahora destinadas a los humanos.

La inteligencia artificial aplicada a los procesos industriales permite que éstos se hagan cada vez más precisos y eficientes, por lo que las empresas a nivel mundial se están adaptando a estas tendencias, especialmente en áreas que demandan labores repetitivas o tediosas para el ser humano, o de alto riesgo, ya podemos ver robots que hacen pruebas climáticas en ambientes hostiles o detectan explosivos.

Las mejores innovaciones en el campo de la robótica se espera den sus frutos en la próxima década con robots que puedan convertirse en cajeros de tiendas y supermercados, o especializados en labores domésticas como podar el césped, o tal vez como lazarillos para guiar personas invidentes de forma práctica y segura; seguramente podremos contar con un robot políglota asistente.

La industria automotriz apuesta por autos inteligentes que se conduzcan de manera autónoma, prestigiosas transnacionales ya han iniciado pruebas con coches que se conducen solos y podrían ser los autos de alquiler del futuro, algo que sólo era posible en las producciones hollywoodenses, los expertos aseguran que en los próximos 5 años se verán algunos de estos autos robots completamente funcionales.

En el campo de la medicina y la salud las innovaciones en robótica son cada vez más avanzadas, el desarrollo de sistemas expertos y de robots especializados ha permitido el desarrollo de robots, como el robot quirúrgico Da Vinci que está brindando sus servicios en toda Europa en el campo de la urología, ginecología y en estudios y despistaje de cáncer de próstata, vejiga o riñón.